top of page
  • Writer's pictureKempton Asset Blog

10 ERRORES QUE COMETES EN LA CUESTA DE ENERO Y QUE ARRUINAN TUS FINANZAS ANUALES




La cuesta de enero debería ser el primer gasto extraordinario que contemplar en cualquier presupuesto, todos los años llega en la misma fecha pero siempre son los mismos errores.

¿Por qué? La mayoría de la gente sigue sin contemplar el gasto excesivo de Navidad, los nuevos impuestos y leyes que entran en vigor a partir del 1 de enero, la situación económica del país o del sector en el que trabajan y, por ende, la deficiente planificación del presupuesto personal.

Ahora bien, más allá de la cuesta de enero, aún hay una serie de errores comunes que lastran tus finanzas todo el año. Estos incluyen no revisar tus facturas de suministro o tener contratadas todas las plataformas de streaming cuando puedes pasar meses sin visitar varias de ellas.

Estas son las 13 errores que deberías evitar si quieres que esta sea tu última cuesta de enero.


1. CONFIAR EN TU INTUICIÓN PARA LLEGAR A FIN DE MES


No tener un registro de gastos te impide conocer cuánto gastas al mes realmente. Menos aún conocer en qué lo gastas. Tu banco puede ofrecerte una gráfica de ingresos y gastos, pero la mayoría de las veces no están bien categorizados y, cuando los revisas, ya no te acuerdas qué gasto corresponde a cada tienda.

Necesitas un registro de gastos. De esta forma, podrás crear tus propias categorías de gastos y revisar en qué te estás dejando cientos de pesos sin darte cuenta.


2. EMPEZAR EL AÑO SIN UN PRESUPUESTO


Con el registro de gastos podrás adelantarte a qué necesitas cada mes y a recortar los gastos que te están impidiendo ahorrar. No todos los meses tienes los mismos desembolsos. Unos tienes cumpleaños, en otros viajes o días festivos como Navidades.

Cuando ya sepas en qué gastas tu dinero, elabora un presupuesto con una plantilla de Excel gratuita para que ningún gasto te tome por sorpresa y puedas construir tu ahorro de emergencias.

Aquí tienes una plantilla de Google Sheet para hacer el registro de gastos y el presupuesto a la vez.


3. NO INCLUIR LA CUESTA DE ENERO Y LOS GASTOS PERIÓDICOS EN TU PRESUPUESTO


Con un presupuesto, la cuesta de enero debería estar contemplada en tu planificación de gastos, pero suele ser un error bastante común no contemplarla.

Asimismo, deberías tener especial cuidado con los gastos que se repiten de forma anual. Los seguros, los impuestos o los abonos del gimnasio, por ejemplo.

Al final, no puedes (ni tampoco es necesario) ver detalladamente en qué se te va cada céntimo. Pero hay gastos que, como la cuesta, no deberías pasar por alto ya que pueden hacer mucho daño en tu planificación.


4. GASTOS HORMIGA


En enero tienes que esforzarte más de lo normal para no gastar en cosas innecesarias, sobre todo con las rebajas de invierno a la vuelta de la esquina.

Aprovecha esta necesidad para recortar gastos hormiga como el café del mediodía, las plataformas de streaming que nunca utilizas o los malos vicios.


5. SER DEMASIADO AMBICIOSO CON TUS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO


Has de tener cuidado con los propósitos de año nuevo: tienes que comprometerte con, al menos, uno. Pero, lo primero, es que no hagan vacíen tus bolsillos.

No te cases con una cuota anual del gimnasio si es la primera vez que pisas uno, por ejemplo. Lo mismo para cualquier otro nuevo hobby o reto que te propongas que implique un desembolso significativo de dinero.


6. ENDEUDARTE PARA VIVIR ENCIMA DE TUS POSIBILIDADES


Si incluyendo la cuesta de enero en tu presupuesto, sigues necesitando más dinero, tienes que revisar tu presupuesto y plantearte un serio recorte de gastos.

Mientras construyes tu ahorro de emergencia y buscas cómo aumentar tus ingresos, no deberías vivir en una casa que cuesta el doble de lo que puedes pagar, desplazarte en coche para ir a comprar a una tienda a la que puedes ir a pie o gastar en ropa porque es está de rebajas.


7. SACAR DINERO DEL AHORRO DE EMERGENCIA PORQUE NO TIENES UN PLAN


El ahorro de emergencia es para imprevistos muy urgentes. Comprarte el nuevo iPhone no entra en esta categoría. No llegar a final de mes por la cuesta de enero, tampoco es excusa.

Este fondo de emergencia debe cubrir entre tres y nueve meses de gastos.


8. SEGUIR SIN UN HÁBITO DE AHORRO


A estas alturas, no puedes seguir gastando todo lo que ganas. Necesitas tener ahorro para imprevistos, inversiones a futuro (como la educación, un coche, la AFORE…) y para tus gustos.

Puede que nunca hayas escuchando hablar del presupuesto personal, pero no tienes excusa para no conocer sobre los viejos métodos de ahorro o los que se han puesto de moda en los últimos años, como el ahorro progresivo o el preahorro.


9. NO ENTERARTE DE QUÉ COSAS CAMBIAN ESTE AÑO QUE AFECTAN A TU BOLSILLO


Cada año entran en vigor cambios que afectan a tu bolsillo o a tus posesiones. No siempre tienen por qué afectarte, pero sólo hay una forma de saberlo: informándote.

Algunos de los cambios más conocidos son el precio de ciertos alimentos, los impuestos, las tarifas de servicios o el transporte público.


10. NO PLANIFICAR LA DECLARACIÓN DE IMPUESTOS


Cuando menos te lo esperes, es abril y la declaración de impuestos empieza a llamar a tu puerta.

El final del año o el inicio del siguiente es un buen momento para poner en orden las cuentas, las inversiones o las posibles deducciones.


Comments


bottom of page